loader image
Situación y propuestas para potenciar la innovación en el sector industrial
14 de marzo de 2022
Situación y propuestas para potenciar la innovación en el sector industrial
innovadora

El sector industrial enfrenta múltiples desafíos para innovar, asociados a sus capacidades internas, a las exigencias de los mercados y a la generación de espacios de articulación que promuevan el uso de capacidades externas. Desde la CIU se trabaja para apalancar la innovación industrial mediante la comprensión de la realidad de las empresas y la construcción de servicios tecnológicos novedosos para el país. Es decir, gracias a un trabajo permanente y abarcativo metodológicamente, se ha logrado comprender qué necesita el sector industrial para aumentar su propensión a innovar y se han diseñado servicios acordes a esas necesidades. Además de ese camino recorrido, aún queda mucho por transitar, asociado a lineamientos y actividades concretas que permitan superar las barreras que dificultan la innovación en las empresas industriales.

En el presente artículo se presenta la actividad innovadora de la industria y su evolución en las últimas dos décadas. Además, se analizan los factores que obstaculizan la innovación del sector, y las necesidades planteadas por las empresas para superar esos obstáculos. Por último, se presentan recomendaciones para superar los problemas y necesidades de innovación y las acciones que ya ha implementado la CIU, coherentes al marco empírico expuesto.


Situación de la innovación en el sector industrial

De acuerdo a los resultados de las Encuestas de Innovación Industrial realizadas en el país, durante el período 2013 – 2015 una de cada tres empresas industriales realizó alguna actividad de innovación; ratio similar al punto de partida de la primera encuesta realizada, 15 años antes (1998 – 2000). Además, es visible la correlación positiva entre el tamaño de las empresas y las actividades de innovación realizadas. Mientras que en el período 2010-2012, el 26,8% de las empresas pequeñas y el 60,3% en las empresas grandes realizaron alguna actividad de innovación; en el período 1998 – 2000, el porcentaje era de 22% de las pequeñas y 75% de las grandes empresas. Adicionalmente, la inversión en innovación realizada por el sector industrial se concentra en un aspecto: compra de equipamiento (adquisición de bienes de capital).


Factores que obstaculizan la innovación industrial

Las barreras manifestadas por las empresas para innovar en las Encuestas de Innovación también se repiten desde hace 20 años, y se refieren al reducido tamaño del mercado, dificultades de acceso al financiamiento y período de retorno de la inversión. De acuerdo a los resultados obtenidos en un proyecto de investigación aplicada sobre el comportamiento empresarial en temas de tecnología e innovación, donde se entrevistaron a empresas pequeñas, medianas y grandes del sector industrial, la industria plantea problemas principalmente en las etapas de implementación y captura de los resultados de la innovación. En este sentido, los empresarios manifiestan que existe información disponible sobre las tendencias tecnológicas de sus áreas de competencia; sin embargo, las principales dificultades se encuentran en acceder al financiamiento para generar proyectos de innovación, así como contar con mercado (externo, pues el mercado interno uruguayo es pequeño) para rentabilizar la inversión realizada.

Estos elementos llevan a que las incertidumbres y los riesgos propios de todo proceso de innovación se vean aumentados o tengan más incidencia en la realidad de las Pymes, profundizando los bajos niveles relativos de su inversión en actividades de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i), y por lo tanto generando “trampas” a la sostenibilidad de su competitividad en la economía actual. Necesidades de las empresas industriales para innovar Las necesidades para innovar en las empresas se detectaron gracias a la construcción de información de tipo cualitativa, lo cual se logró mediante reuniones con diferentes gremiales industriales, organización de talleres por rama de actividad, realización de informes de caracterización y de investigación aplicada y relevamiento de problemas tecnológicos repetitivos durante visitas a empresas. De esta forma, las necesidades transversales para innovar en la industria se agrupan en cinco bloques temáticos: capacitación para la innovación, ingenieros en empresas, mercado ampliado para innovar, asociatividad y vinculación.


Capacitación para la innovación

Es amplia y abarcativa (a nivel de ramas y de diferentes tamaños de empresas) la necesidad prioritaria para la industria en formación y capacitación de su personal a todos los niveles (operarios, mandos medios y gerentes), de forma de incorporar la innovación de forma sistemática en sus actividades (gestionar la innovación). Algunos de los temas planteados se refieren a la actualización del pequeño y mediano industrial sobre nuevas tecnologías, la adecuación productiva, tecnológica y comercial a los nuevos requisitos normativos y de mercado (nacionales e internacionales) y la generación de una cultura de la innovación y motivación para innovar por parte del personal de las empresas. Ingenieros en empresas Para adquirir el conocimiento necesario para innovar, las empresas primero deben tener las capacidades que le permitan absorber y gestionar ese conocimiento, y convertirlo en una herramienta de creación de valor. En general se considera que, la disciplina que aporta mayores capacidades de absorción es la ingeniería, en sus diversas ramas de especialización. La vinculación de ingenieros a las empresas industriales uruguayas, sobre todo a las de pequeño y mediano tamaño, es en promedio demasiado baja para alcanzar los estándares deseables de innovación. En este sentido, los resultados obtenidos del proyecto de investigación CSIC-DNI-CIU sobre capacidades tecno competitivas de las empresas industriales muestran que el 88% de las empresas pequeñas y el 29% de las empresas medianas no cuentan con un Ingeniero dentro de su personal.


Mercado ampliado para innovar

Para potenciar las actividades de innovación de la industria uruguaya se requiere superar un obstáculo identificado por las empresas: el reducido tamaño de mercado dificulta rentabilizar la inversión en innovación. En este marco, las empresas industriales requieren ampliar el tamaño del mercado donde compiten. Dadas las características del mercado nacional, es necesario considerar el mercado externo. Es decir, innovación y exportación son dos caras de la misma moneda (binomio indisoluble, según Barajas Íñigo, 2006). Ambos conceptos se retroalimentan, fortaleciendo a las empresas que los han incorporado a su estrategia de crecimiento. En algún momento las pequeñas y medianas empresas que aún no le han hecho deberán integrarse al proceso virtuoso innovación – exportación. Eso requiere superar una trampa sin aparente salida: para innovar se requiere mercado suficiente que permita rentabilizar la inversión realizada y para acceder a mercados se requiere contar con productos competitivos.


Asociatividad

Las empresas manifiestan la necesidad de generar redes de cooperación interempresarial que permitan fortalecer las capacidades de I+D+i y su articulación con el Sistema Nacional de Innovación de cada uno de sus integrantes. En este marco, los empresarios mencionan diferentes opciones de asociatividad:

  • Proyectos de innovación en cooperación con la Academia
  • Recursos humanos calificados compartidos
  • Capacitaciones con expertos nacionales e internacionales compartidas
  • Consorcios tecnológicos

Las redes pueden ser formales o informales; tecnológicas (desarrollos conjuntos, equipamiento compartido) o comerciales (compras, promoción comercial o ventas). Pueden crearse con clientes, proveedores, competidores, colegas de otros sectores, universidades o centros de investigación (vinculación academia – industria). Su finalidad puede ser compartir conocimientos, transferir resultados de investigación, generar poder de negociación o construir redes de distribución y venta. En 2014 la CIU realizó un intento de conformar consorcios tecnológicos (desarrollo conjunto de productos y compra de equipamiento compartido). La Unidad de Innovación en Tecnología de Alimentos (UITA) generó las primeras acciones con industrias alimentarias, en las cuales participaron 22 empresas en tres reuniones sobre el tema. La opinión consensuada a la cual se arribó es que el espacio de colaboración a crear debe desarrollar proyectos de baja complejidad al inicio, que permitan construir confianza entre las empresas participantes, para luego avanzar en compromisos financieros, productivos y/o comerciales de forma compartida. Además, se consideró fundamental que el Consorcio contara con un Gerente operativo que lidere su funcionamiento.


Vinculación

El relacionamiento de las empresas industriales con su entorno se centra en vínculos a nivel de sus respectivas cadenas de valor (proveedores, clientes). Además, a menor tamaño de la empresa, menor es la búsqueda de apoyo o soluciones fuera de sus puertas. En la investigación sobre necesidades de innovación ya mencionada, se concluye que: “la demanda tecnológica y de innovación no se expresa espontáneamente en el sector de PYMES industriales; la oferta nacional de conocimientos y capacidades de resolución de problemas tiene baja visibilidad para el sector empresarial; y se requiere dedicar recursos a la detección de demandas tecnológicas en las empresas y a la canalización de éstas hacia el SNI.” (Baptista, 2016). Además, se consultó a las empresas si se ponen en contacto con otras empresas, instituciones o personas externas cuando identifican un cuello de botella. El 75% de las empresas grandes respondieron que buscaron relacionarse ante un problema, mientras que solo lo hizo el 50% de las empresas pequeñas y el 61% de las empresas medianas. La escasa vinculación del sector industrial con otros agentes del Sistema Nacional de Innovación es una debilidad a superar, de forma de generar procesos de innovación abierta que potencien las oportunidades de crecimiento de las empresas industriales.


Las necesidades de innovación se vinculan entre sí

De acuerdo a un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), al momento de analizar el comportamiento innovador que tienen las empresas uruguayas, se observa como “las capacidades internas son un elemento central para la generación de proyectos de innovación. Dentro de estas capacidades internas se destacan tres: a) acceso a capital humano técnico y profesional, b) la participación en redes empresariales y cooperación y c) las capacidades de gestión, aspecto este último que muchas veces no se considera con la suficiente atención”. Por tanto, el planteo sobre necesidades de innovación de las empresas generado por CIU de forma empírica se alinea a lo identificado por el organismo internacional. Las empresas industriales uruguayas tienen como reto de su competitividad la construcción de capacidades internas adecuadas para competir en el mercado internacional. En este marco, nuevamente se resalta la relación entre innovación y exportación. Si se analizan aspectos comerciales, lograr competir en el mercado ampliado con productos diferenciados, requiere contar con capacidades de gestión de la innovación que permitan incorporar diseño, calidad e innovación en procesos y productos. Además, es necesaria la generación de economías de escala mediante redes y actividades asociativas que permitan un mejor aprovechamiento y accesos a los mercados.


Recomendaciones para superar las necesidades de innovación industrial

Pese al crecimiento de las acciones de política pública por fomentar la innovación (construcción de institucionalidad, de un Plan Estratégico de Ciencia, Tecnología e Innovación y de instrumentos de apoyo), las necesidades de innovación industrial no se han logrado superar, hecho reflejado en los resultados de las encuestas de innovación realizadas en el sector. De esas encuestas se observa que la evolución de la actividad innovadora de las empresas industriales entre 1998 y 2015 se mantiene estable, tanto en lo referente a la tasa de empresas que hicieron alguna actividad de innovación, así como a las restricciones a la innovación en el sector. Al respecto, los estudios en profundidad de los obstáculos y necesidades de las empresas industriales para dinamizar sus procesos de innovación realizados por CIU, permiten arribar a recomendaciones a aplicar para el diseño de nuevos instrumentos públicos de apoyo al sector.


Capacidades de innovación construidas paso a paso

La comprensión de la situación empresarial y de su entorno permite definir las condiciones e instrumentos que propician o traban la innovación industrial y cuales aún están carentes. En el caso planteado, referente al sector industrial, la estrategia de intervención6 elegida para arribar a la generación de proyectos de innovación por parte de las empresas debe contemplar el estadio de desarrollo de las mismas, sus capacidades internas para absorber y generar conocimiento, su vinculación con el entorno y sus mercados actuales.

En este sentido, se propone implementar instrumentos escalonados en complejidad, que permitan incorporar capacidades de innovación sistemáticas en las empresas industriales; es decir:

  • Actividades de sensibilización que generen un acercamiento gradual a generadores y aplicadores de conocimiento: capacitaciones, encuentros Academia – Industria, servicios tecnológicos, antenas de información tecnológica, misiones tecnológicas.
  • Implementación de capacidades de gestión de la innovación en las empresas
  • Generación de redes de conocimiento y empresariales
  • Proyectos de innovación tecnológica

 

Ecosistema de innovación industrial

El fortalecimiento de las relaciones entre la comunidad científica, el sector privado y el gobierno, lo que se conoce como triple hélice, es crucial para enriquecer el diseño de políticas de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) y avanzar hacia una competitividad sistémica en el sector industrial. Un estudio reciente financiado por Uruguay XXI7 establece que, a nivel cultural, existen dificultades de comunicación entre los representantes de la oferta y la demanda de conocimientos. Esta realidad no es exclusiva de nuestro país, pero es un desafío lograr que las redes de conocimiento se construyan, permitiendo articulación y cooperación entre los diferentes actores que integran el ecosistema de innovación industrial. Las empresas pueden cooperar entre sí, perteneciendo al mismo sector, sectores complementarios o sectores transversales a la industria (p.e.: tecnologías de la información, diseño, biotecnología, energías renovables). También pueden desarrollarse vinculaciones con generadores de conocimiento, como grupos de investigación y centros tecnológicos; y con aplicado[1]res de conocimientos, como expertos o laboratorios de análisis y ensayos. La riqueza del ecosistema de innovación de los países desarrollados se ve reflejada en los múltiples apoyos desde el sector público a instituciones intermedias, los cuales se guían por planes estratégicos de desarrollo y se diversifican y evolucionan con el correr del tiempo. Ejemplos como los centros tecnológicos sectoriales y los más recientes Hubs de Innovación Digital europeos muestran estrategias claras de dinamización de los vínculos entre actores. Mirada de largo plazo La promoción de instrumentos de apoyo de corto plazo, que buscan generar un rápido impacto, es decir, que “muevan la aguja”, pueden complementarse con instrumentos de largo plazo. El primer tipo de instrumentos es de utilidad para proyectos de elevadas inversiones y para empresas que ya cuentan con capacidades para innovar. En este sentido, se considera necesario la construcción de una estrategia de innovación que contemple la composición empresarial (sectores, tamaños de empresas y dificultades identificadas para innovar) con una mirada de instrumentos de mediano y largo plazo.

A modo de ejemplo, la política de centros tecnológicos europeos, iniciada y vigente hace más de 40 años, ha facilitado la “Mejora efectiva de la competitividad empresarial, la colaboración tecnológica, el desarrollo de líneas estratégicas de investigación, el fomento de la inversión privada en I+D+i y la formación del personal de las empresas, así como la cooperación con universidades, organismos públicos de investigación y otros centros”.


Aportes de CIU a la innovación industrial

Además del trabajo de diagnóstico de la situación de la industria con respecto a sus capacidades y necesidades de innovación, la CIU ha desplegado una batería de servicios de fomento de la innovación industrial, siguiendo un modelo de colaboración con instituciones y expertos nacionales e internacionales. Ello ha requerido la búsqueda de financiamiento nacional y de cooperación internacional para su diseño y puesta en marcha. Su labor fue reconocida en un documento publicado por el BID, donde reza: “Sería esperable que las asociaciones empresariales constituyan una vía relevante para que las empresas individuales se vinculen con el SNI… Tal es el caso de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), que constituye una de las asociaciones empresariales más importantes del país y que cuenta con diversos centros especialmente abocados a promover el desarrollo innovador de las empresas manufactureras, con miras a fomentar la competitividad internacional de las mismas: el Centro de Gestión Tecnológica (CEGETEC), la Unidad de Innovación en Tecnología de Alimentos (UITA) y el Centro de Extensionismo Industrial (CEI)”.

Actualmente, las empresas pueden innovar con el apoyo de CIU mediante servicios que incluyen desarrollo de capacidades de gestión de la innovación, servicios tecnológicos prestados en alianza con generadores de conocimiento que ponen sus capacidades científico-tecnológicas a disposición de las empresas, antenas de información tecnológica, comercial y normativa y espacios de vinculación para idear, prototipar e implementar proyectos de innovación bajo un modelo de innovación abierta. El avance más reciente es el Laboratorio de Innovación ImpulsaLab, espacio donde las empresas pueden co-crear estrategias y soluciones a sus desafíos de innovación mediante la interacción entre los distintos actores del ecosistema. De esta forma, los servicios de desarrollo de las capacidades de innovación de las empresas industriales, con foco en las Pymes del sector, se construyen buscando superar las dificultades planteadas por las mismas.

#IndustriaInnovadora
Compartir en:
Desde la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) entendemos a la innovación como un pilar en la construcción de una...
Nuestro programa brindado por el Centro Internacional de Negocios apoya a las empresas en su expansión con una metodología adaptada...
Capacitar a los miembros de una empresa es una estrategia fundamental dentro de las organizaciones, las que se benefician de...
Por su aporte a la construcción de una prestigiosa identidad del empresario y sus instituciones gremiales, el pasado 10 de...

Quiero ser socio CIU

Por favor complete todos los datos solicitados a continuación.