2ª Edición - Concurso 2010

 

Segunda Edición - Campaña Trabajo Uruguayo en la Escuela

La jornada de entrega de premios se realizó el martes 21 de diciembre en el Club de los Industriales y recibió a más de setenta niños de los departamentos de Artigas, Río Negro y Canelones, que fueron reconocidos en una cálida y emotiva ceremonia.

Desde el 2009 la CIU y ANEP promueven esta iniciativa que invita a  niños de quinto año de escuelas públicas y privadas de todo el país a realizar emprendimientos y crear sus propias microempresas, promoviendo conceptos vinculados al consumo responsable, y fomentando la importancia de la industria nacional en la construcción de un modelo de “país productivo”.

Cómo surge la propuesta

Al igual que en la primera edición, la propuesta comenzó con la edición de publicaciones dirigidas a todos los alumnos y maestros de quinto año escolar del país. Se trata de dos manuales (Manual del Docente y Manual del Alumno), que incluyen conceptos y tareas a través de las cuales los niños adquieren conocimientos en torno a temáticas vinculadas a producción uruguaya, consumo responsable y emprendedurismo. La última actividad planteada en el manual, invita a los niños a crear su propio emprendimiento, que deberá contar con características específicas determinadas.


 

Una apuesta a la creatividad

Auspiciado por el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), el Concurso Nacional Fábrica de Ilusiones aspira a que todo lo aprendido de los libros durante el año escolar se vea reflejado en la creación de un producto innovador, que represente un impacto favorable para los niños, maestros y también sobre la comunidad.


Hasta el 19 de noviembre fueron recibidas las propuestas de escuelas públicas y privadas de toda la República, con una participación que superó los 1.200 niños. La iniciativa tuvo como objetivo la realización y planificación por parte de los niños -con la guía de sus maestras y maestros,- de una propuesta centrada en un emprendimiento productivo innovador o en una cadena de producción, con el fin de generar valores y actitudes proactivas, en un espacio donde todos tuviesen la posibilidad de realizar aportes, fomentando la creatividad y el trabajo en equipo.

Los ganadores

De las numerosas y novedosas propuestas recibidas por el jurado del concurso –integrado en representación de ANEP por la Sra. María Cristina Di Luca; y por  la CIU por el Ing. Hugo Donner, el Sr. Carlos Barreira, el Sr. Miguel Vilariño, el Sr. Ruben Castro y la Sra. Laura Fernández- resultaron ganadores los trabajos presentados por la Escuela Rural Nº 50 Colonia Tomás Berreta del departamento de Río Negro; la Escuela Nº 5  Clemente Estable del pueblo Tomás Gomensoro, departamento de Artigas, y la Escuela Nº 257 18 de Mayo de la ciudad de Las Piedras, Canelones.


Un sabor original

El emprendimiento presentado por la Escuela Rural Nº 50 de Río Negro -escuela unidocente con un total de 12 alumnos de entre 4 y 12 años-, consistió en la elaboración de un producto natural y económico: un exquisito dulce de zapallo casero artesanal que lo llamaron “El Colonial”, un sabor original. “De la huerta a su mesa” fue el nombre del proyecto presentado bajo el seudónimo “Sabrosura”. A través de la premisa “producir es transformar, fabricar cosas con valor económico, que sirven a las personas, es decir, a la sociedad”, todos los niños de la escuela colaboraron en la fabricación de este producto, que consistió de cinco etapas: creación de equipos de trabajo, delimitación del área de producción y selección de semillas; luego la etapa en la huerta (limpieza de malezas, acondicionamiento de canteros, siembra, riego, cuidado general del producto) y la evaluación de costos. Además trabajaron sobre la selección del nombre para el producto final, la diagramación de la etiqueta y la presentación de los envases. La cuarta etapa consistió en la cosecha, la elaboración del dulce y el envasado; y finalmente la distribución del producto final a través de su venta directa a familiares y vecinos de la escuela y también a través de Internet.

Tarjetas, marcadores y souvenirs

Desde el Grupo de 5º año A de la Escuela Nº 257 18 de Mayo de la ciudad de Las Piedras, Canelones, se crearon tarjetas ecológicas de papel reciclado. La empresa la denominaron “Papelucitos” y la base de sus productos elaborados a mano fue la creatividad y la calidad. Conjugaron diversas técnicas y texturas manteniendo un estilo artesanal propio. Sobre una base de papel reciclado por ellos mismos, realizaron muestras de distintas formas y tamaños, probando colores y estilos, donde todos opinaban y seleccionaban. Entre las técnicas empleadas incorporaron imágenes con decoupage, témperas y apliques de semillas y flores secas, manteniendo un estilo rústico con apliques naturales. Además de las tarjetas, los niños elaboraron un catálogo de presentación de su producto, y trabajaron en el diseño y construcción de cajitas para presentarlas, folletos informativos, invitaciones y souvenirs de cumpleaños. Además innovaron en marcadores de libros, colgantes de puerta y demás artículos.

 

Bancos con botellas

Por su parte, la Escuela Nº 5  Clemente Estable del departamento de Artigas, el grupo 5º año B bajo el nombre “Los Divinos”, fue premiada por su original proyecto “Yo fabrico bancos con botellas de plástico”. La propuesta estuvo motivada por la lectura “El desafío de emprender nuestro emprendimiento”, que llevó a que los niños plantearan diferentes alternativas respecto de qué producto fabricar. Finalmente optaron por bancos con botellas de plástico, contribuyendo en alguna medida con la reutilización de los residuos plásticos del pueblo. La realización de los bancos requirió de la tarea previa de recolección de botellas, para lo cual contaron con la ayuda de todos los maestros y alumnos de la escuela, vecinos y familiares que se unieron al proyecto. Para el armado de los bancos se contó con la colaboración de madres y abuelas, y representó un completo trabajo en equipos, donde cada uno tuvo una tarea asignada: unos se encargaron de cortar las botellas y colocarlas una dentro de otras para luego pegarlas con cinta ancha. Otros cortaron los cartones para hacer la base del banco, colocándolos uno sobre otro (con las ranuras del cartón en sentido contrario para que quede más firme el asiento), y otros colocaron un trozo de polifón (de la misma medida del cartón) y volvieron a pegar. Luego la etapa de forrado la realizaron con retazos de telas y TNT. La decoración quedó a criterio de cada niño, y del uso de su creatividad.

Entrega de premios

Las tres escuelas ganadoras del concurso fueron invitadas por la CIU a la jornada de premiación, facilitándoles el traslado desde los diferentes puntos del país, y brindándoles a los niños una instancia de recreación que incluyó un almuerzo compartido, un espectáculo de magia y un paseo por la ciudad de Montevideo,
que consistió en  la visita al Centro Interactivo Espacio Ciencia del LATU y una recorrida por la Ciudad Vieja.

La ceremonia de premiación, que tuvo lugar en el Club de los Industriales, contó con la participación del Presidente de la CIU, Washington Burghi; el representante de la Campaña Trabajo Uruguayo de la CIU, Sr. Carlos Barreira, y la Sra. Miriam Díaz, en representación de ANEP.

Durante la oratoria, el presidente de la CIU resaltó el involucramiento por parte de las familias y de las maestras en forma conjunta para el desarrollo de cada proyecto, en el sentido de la contribución en la educación y formación de los niños, en su preparación para el ejercicio de sus responsabilidades futuras, y el fomento de creación de hábitos de trabajo para hacer posibles las ilusiones y las ideas. Además agradeció  especialmente a las empresas e instituciones que apoyaron e hicieron posible que “nuestra fábrica de ilusiones por segundo año consecutivo esté presente en 54.000 alumnos de todo el país”. Por último nombró a las tres maestras responsables de los grupos ganadores: Nancy Moreira (Escuela de Las Piedras), Jhoana Miñán (Escuela de Río negro), e Ivone Taboada (Escuela de Artigas), y a los chicos por “regalarnos esas ilusiones que mañana van a representar trabajo para todos los uruguayos”.


Por su parte, Carlos Barreira hizo hincapié en el valor de la publicación de los manuales, destacando el trabajo de distribución de los mismos (en 15 días se repartieron 54.000 ejemplares en todo el país) así como su contenido. “El libro maneja conceptos vinculados a promover un consumo consciente y responsable, orientado al fomento de actividades satisfactorias para nosotros mismos, para las otras personas y para la naturaleza. Se habla de cadenas productivas, consumidor responsable y emprendedurismo. Además del emprender como acto individual es importante concebirlo como trabajo en equipo, donde se hacen necesarios los otros para desarrollar nuestras ideas y nuestros proyectos. Emprender es construir, es animarse a creer en uno mismo, es confiar en el otro, todos estos elementos fundamentales a la hora de pensar en individuos sanos y creativos”, expresó.

Barreira culminó su discurso manifestando un profundo agradecimiento a las maestras, afirmando que el proyecto “no camina sin su aporte y su compromiso”.


En representación de ANEP, la Sra. Miriam Díaz agradeció a la CIU por permitir “que los niños aprendan a hacer en solidaridad, en conjunto, con responsabilidades compartidas, y aprendan a ser personas comprometidas, que jugaron a ser empresarios (…) Los proyectos trascienden nuestras aulas, por eso están acá”, indicó. Y agregó que “lo más importante es el reconocimiento a los niños, y a sus ideas que pudieron ser plasmadas.

Los premios

Cada niño recibió como premio un MP4 y las maestras fueron premiadas con un Laptop.

Responsabilidad, dedicación, trabajo en equipo y sobre todo gran satisfacción y alegría, fueron los conceptos más destacados de esta actividad, que además del compromiso de todos los niños, maestros y directores de las escuelas, contó con la invalorable colaboración de familias y vecinos.


Varios de los proyectos presentados a través de este certamen buscaron superar dificultades o desafíos del contexto de las escuelas participantes. Las repercusiones del concurso y la cantidad y calidad de los proyectos presentados superaron todas las expectativas del equipo promotor.

Apoyo de las empresas

El proyecto Concurso Fábrica de Ilusiones y todas sus etapas ha significado un gran desafío  para todos los participantes, pero sobre todo una enorme satisfacción que respondió al objetivo de favorecer la creación de nuevos espacios que promuevan y estimulen la creación del trabajo uruguayo, tal como se difunde desde la CIU. La iniciativa trasciende el espacio de aprendizaje de la escuela y extiende el compromiso a otros sectores de la sociedad.


Un año más, esta iniciativa fue posible gracias al apoyo de ANEP y a la colaboración de las empresas patrocinadoras: LATU, American Chemical I.C.S.A, UPM, Cámara de Fabricantes de Componentes Automotores, Centro de Fabricantes de bebidas Sin Alcohol, Cámara Siderúrgica, Cementos Artigas S.A., Conaprole, Prodhin, Aluminios del Uruguay, Asociación Uruguaya de Industrias del Plástico, Azucarera del Litoral S.A., Cámara Industrial de Alimentos Envasados, Compañía Oleaginosa del Uruguay S.A., Murchison Uruguay S.A., y Frigorífico Picorell S.A., que desde un primer momento mostraron su entusiasmo por la propuesta, aceptando el desafío.

A todos ellos, muchas gracias.

Ver proyectos ganadores


Escuela Rural Nº 50  - Río Negro

 Escuela Nº 5  - Artigas

 Escuela Nº 257 - Canelones